domingo, 19 de febrero de 2012

Eres responsable de lo que pormetes

Una promesa es como dar un cheque, tienes que tener fondos para poder pagarla. Una promesa es como viajar en el tiempo, es asegurarle a alguien que en un futuro va aser como dices. Una promesa no es una posibilidad, es un hecho, cuenta con eso. Cuando le prometes algo a alguien tienes que saber que el otro cuenta con eso, eres responsable de lo que prometes. Porque una promesa es como un contrato y no te puedes ir asi, sin pagarlo. Para cumplir una promesa hay que resistir, porque una nunca promete algo fácil, siempre prometemos cosas difíciles, que cuestan sacrificio y esfuerzo, porque una promesa incumplida es como una deuda, que crece y te persigue a todos lados. Para cumplir una promesa hay que tener fe, para cumplir una promesa hay que ser perseverante, como en un ring de box donde se pelea hasta el ultimo round. Para cumplir una promesa hay que darle valor, palabras. Una promesa es un juramento, donde la palabra es la garantía.
¿Hay instrucciones para cumplir una promesa? Creo que sí, todas se reducen a una regla cara y sencilla... Tan sólo... Cumplir con lo prometido.

martes, 14 de febrero de 2012

¿Dónde estas?

Es apenas un instante,
un momento, un segundo...
en el que uno equivoca el camino.
A partir de ahí, cada paso que
damos nos aleja cada vez más
de nosotros mismos.

A veces no tenemos conciencia de los errores que cometemos, apenas una sensación, una pequeña vozz interior que nos dice: algo está mal. Y aunque esa vocecita está ahí, seguimos adelante, ignorándola, equivocándonos casi a conciencia.
Lo ves venir, sabes que eso que estas por hacer va a cambiar todo. Así y todo, lo haces.
Ya te equivocaste, ya te fuiste, ya te perdiste... ya lo traicionaste.
Te miras al espejo y ya no te reconoces. Hay otro que te mira y te pregunta: ¿Dónde fuiste?¿Dónde estás?

Sentirse vivo

Cuando te detienes a mirar el mundo, a observar la belleza que nos rodea; cuando amas a un chico o una chica; cuando te ries hasta que no puedes más con tus amigos; cuando haces lo que amas hacer; cuando viajas a un lugar que no conoces; cuando se te acelera el corazón ante una mirada... te sientes vivo.
Pero no es sólo la felicidad la que te hace sentir vivo; sino saber que dejas un testimonio de tu vida. Saber que cuando ya no seas, algo de ti seguirá vivo en los que vendrán.
Pero si sabes que no hay futuro, que nada de lo que hagas, ningún legado que dejes, ninguna contribución que hagas, te va a sobrevivir; si sabes que todo se termina... ¿es posible sentirse vivo?
Las cosas que nos hacen sentirnos realmente vivos son las cosas que vencen a la muerte, las que perduran en el tiempo. Porque el éxtasis de la felicidad, es trascender. Es en ese momento cuando todos somos eternos. Y estamos vivos de verdad.
De todas formas de egoismo, la peor, es no pensar en los que vendrán. Sin ellos, sin la noción de que la vida es un ciclo sin fin, nada tiene sentido.
Te sientes vivo, no cuando la vida pasa, sino cuando tú pasas por la vida. Cuando pierdes el miedo a morir, y a vivir. Te ientes vivo cuando sabes que cada momento es único, irrepetible. Cuando sabes que nada empezó contigo, y nada terminará contigo.
Sólo sabiendo que habrá un mañana es que podremos vencer a la muerte, y sentirnos vivos.

sábado, 4 de febrero de 2012