miércoles, 14 de marzo de 2012

Las Puertas del Paraíso

¿Cuál es el problema de la felicidad?
La obsesión que tenemos con alcanzarla.

Esta obsesión, nos hace vivir amargados por eso que nos falta, eso que no tenemos, eso que de tenerlo nos haría felices.
Vivimos en las puertas del paraíso, siempre ahí, a punto de entrar, a punto de llegar. Siempre golpeando las puertas del cielo, tratanto de recuperar el tiempo perdido, queriendo alcanzar la felicidad.
El cielo, el paraíso, la supuesta felicidad, significan que nada falte. Pero en verdad es ese algo que nos falta lo que nos mantiene vivos.
La felicidad no es tenerlo todo. La felicidad son esos momentitos, fugaces, chubastquitos de éxtasis que encontramos de cuando en cuando, mientras buscamos ese "algo" que nos falta.
La amargura de buscar la felicidad y no encontrarla, de estar en las puertas del paraíso y no poder entrar nos hace perder de la fiesta.
De la fiesta de estar vivos.

domingo, 19 de febrero de 2012

Eres responsable de lo que pormetes

Una promesa es como dar un cheque, tienes que tener fondos para poder pagarla. Una promesa es como viajar en el tiempo, es asegurarle a alguien que en un futuro va aser como dices. Una promesa no es una posibilidad, es un hecho, cuenta con eso. Cuando le prometes algo a alguien tienes que saber que el otro cuenta con eso, eres responsable de lo que prometes. Porque una promesa es como un contrato y no te puedes ir asi, sin pagarlo. Para cumplir una promesa hay que resistir, porque una nunca promete algo fácil, siempre prometemos cosas difíciles, que cuestan sacrificio y esfuerzo, porque una promesa incumplida es como una deuda, que crece y te persigue a todos lados. Para cumplir una promesa hay que tener fe, para cumplir una promesa hay que ser perseverante, como en un ring de box donde se pelea hasta el ultimo round. Para cumplir una promesa hay que darle valor, palabras. Una promesa es un juramento, donde la palabra es la garantía.
¿Hay instrucciones para cumplir una promesa? Creo que sí, todas se reducen a una regla cara y sencilla... Tan sólo... Cumplir con lo prometido.

martes, 14 de febrero de 2012

¿Dónde estas?

Es apenas un instante,
un momento, un segundo...
en el que uno equivoca el camino.
A partir de ahí, cada paso que
damos nos aleja cada vez más
de nosotros mismos.

A veces no tenemos conciencia de los errores que cometemos, apenas una sensación, una pequeña vozz interior que nos dice: algo está mal. Y aunque esa vocecita está ahí, seguimos adelante, ignorándola, equivocándonos casi a conciencia.
Lo ves venir, sabes que eso que estas por hacer va a cambiar todo. Así y todo, lo haces.
Ya te equivocaste, ya te fuiste, ya te perdiste... ya lo traicionaste.
Te miras al espejo y ya no te reconoces. Hay otro que te mira y te pregunta: ¿Dónde fuiste?¿Dónde estás?

Sentirse vivo

Cuando te detienes a mirar el mundo, a observar la belleza que nos rodea; cuando amas a un chico o una chica; cuando te ries hasta que no puedes más con tus amigos; cuando haces lo que amas hacer; cuando viajas a un lugar que no conoces; cuando se te acelera el corazón ante una mirada... te sientes vivo.
Pero no es sólo la felicidad la que te hace sentir vivo; sino saber que dejas un testimonio de tu vida. Saber que cuando ya no seas, algo de ti seguirá vivo en los que vendrán.
Pero si sabes que no hay futuro, que nada de lo que hagas, ningún legado que dejes, ninguna contribución que hagas, te va a sobrevivir; si sabes que todo se termina... ¿es posible sentirse vivo?
Las cosas que nos hacen sentirnos realmente vivos son las cosas que vencen a la muerte, las que perduran en el tiempo. Porque el éxtasis de la felicidad, es trascender. Es en ese momento cuando todos somos eternos. Y estamos vivos de verdad.
De todas formas de egoismo, la peor, es no pensar en los que vendrán. Sin ellos, sin la noción de que la vida es un ciclo sin fin, nada tiene sentido.
Te sientes vivo, no cuando la vida pasa, sino cuando tú pasas por la vida. Cuando pierdes el miedo a morir, y a vivir. Te ientes vivo cuando sabes que cada momento es único, irrepetible. Cuando sabes que nada empezó contigo, y nada terminará contigo.
Sólo sabiendo que habrá un mañana es que podremos vencer a la muerte, y sentirnos vivos.

sábado, 4 de febrero de 2012

lunes, 30 de enero de 2012

Adolescencia.



En la etapa de la adolescencia, pasamos por bastantes malos momentos con los amigos, los padres, el amor...
Siempre discutimos con nuestros padres porque pensamos que no nos entienden pero ellos también han pasado por lo mismo aunque aunque no era la misma época. Pero tampoco se ponen en nuestro lugar, nos agobian con tantos haz esto y haz lo otro, estudia para un futuro mejor, etc. eso ya lo sabemos (pero claro, otra cosa es que lo hagamos).
En cambio, con los amigos nos entendemos perfectamente con algunos tenemos algunos rozes, algunos graves y otros mas leves. Están esos amigos que en un pasado siempre estuvieron ahí pero por alguna razón se tienen que ir y al fin y al cabo los echas menos aunque ya no tengas ese mismo contacto de antes pero siempre te acuerdas de ellos y ellos de ti. Están esos amigos que alguna vez te llevaste demasiado bien con ellos pero luego con el paso de tiempo os distanciáis pero ya te das cuenta de los falsos, aprovechados y convenidos que son que luego te ven y te miran como si nunca hubieran tenido alguna “amistad” con asco, pero bueno de esos al fin ni te acuerdas. Y están los amigos para toda la vida, los que te apoyan para lo bueno y lo malo, que aunque no se los digas y te ven mal te preguntan, que te aportan sinceridad y lealtad y que hacen lo que sea por ti, esos si son unos buenos amigos.
La movida de las drogas y demás en mi opinión pues....que son una porquería, hemos visto tantos casos en la actualidad que ¿para qué probarla?¿Por qué tu organismo tiene que estar aguantando tantas cosas malas?¿Para qué hacerte año? Tantas preguntas...Claro que algunos que tienen madurez no caen en esas cosas pero otros que por haber pasado unos malos momentos y refugiarse en las drogas, alcohol, etc. lo ven más lógico luego ya cuando es tarde se dan cuenta y no hay marcha atrás y es difícil de salir de ello. Por esas personas se sabe que es difícil pero si tienes apoyo y están contigo las personas que quieres, ¿por qué hacerte más daño?
Al fin y al cabo lo mejor que se puede hacer es seguir adelante y sonreír. 

jueves, 26 de enero de 2012

La Verdad.

Todos buscamos la verdad, todos queremos encontrarla, pero a veces la verdad nos encuentra a nosotros primero. La verdad siempre pulsa por salir a la luz, está en su ADN en su naturaleza. La verdad no resiste vivir en la oscuridad, la verdad ilumina, pero tambien proyecta sombras de eso mismo que ilumina, la verdad nos hace responsables. Un mentiroso sobre todo es un gran irresponsable. La verdad es una herramienta con la que puedes construir o destruir. De chicos aprendimos jugando, buscamos y tememos la verdad, porque sabemos que toda verdad tiene su consecuencia.
Verdad, hacemos lo imposible por poder tocarla, cuando buscamos la verdad, lo que en realidad buscamos es su consecuencia. ¿Pero estamos listos para conocer la verdad?¿Estamos listos para afrontar sus consecuencias?
La verdad siempre tiene un precio ¿estamos dispuestos a pagarlo?
Curiosidad, deseo, un sentido a nuestra vida, esa es la VERDAD.
Hacerse cargo de la verdad y accionar, eso es consecuencia. Consecuencia es lo que sigue a la verdad, es en definitiva el motivo por el que buscamos la verdad, toda verdad tiene su consecuencia. Y toda mentira tambien tiene su consecuencia.